Yo me quedo en casa – Feliz 24 (III)

“Paren el mundo que me bajo”, decimos a veces de forma inocente. Pues, bien, el mundo ya se ha parado, ¡pero no bajes, quédate en casa!, el enemigo invisible anda suelto y, como es invisible, ¡igual somos nosotros mismos! (no eres tú, soy yo…). Antes era una cuestión de ser responsable lo de mantener la distancia social, ahora es directamente un decreto en la mayor parte de países del mundo que están en estado de alarma.

Por supuesto, no todos pueden quedarse en casa, hay mucha gente de sectores imprescindibles que, literalmente, están llevando el peso del mundo ahora mismo y su contribución es clave, desde sanidad, alimentación, transporte de bienes, personas y mercancías, seguridad, limpieza, atención al público, asistencia, etc. Es una oportunidad excelente para valorar el trabajo de toda la gente que hay detrás haciendo posible que el mundo no se pare del todo y prácticamente no nos enteremos mientras estamos en casa.

En otras circunstancias estaría celebrando este tercer 24 mostrando el colorido del que empieza a llenarse la ciudad. Estaría subiendo fotos de Madrid con sus cerezos en flor que rivalizan con el Sakura japonés, tulipanes del Jardín Botánico o, tal vez, preciosos atardeceres. La primavera ha empezado en Madrid y lo más seguro es que no podamos disfrutar de ella demasiado.

Todo esto pasará, se echará la vista atrás, habrá reflexiones, cambios y, probablemente, nada vuelva a ser como antes. Dicen que saldremos más fuertes, seguramente o, por lo menos, más organizados. La unión hace la fuerza. Lo importante ahora es seguir las recomendaciones de los distintos organismos y hacer todo lo posible para frenar la progresión de la pandemia. Cuidarse mucho y cuidar a los demás, especialmente a nuestros mayores que son los que se llevan la peor parte.

Faltan 9 meses para Nochebuena y Navidad, tocaremos madera para que las navidades sean tranquilas, que nos van a hacer mucha falta 🙂

Feliz 24

Foto: Propia, del Belén de la Comunidad de Madrid de la última Navidad 2019/2020. Las figuritas también se quedan en casa para no contagiar ni contagiarse

 

6 pensamientos en “Yo me quedo en casa – Feliz 24 (III)

  1. Una bocanada, de esperanza tu escrito. Ojalá, el próximo 24 puedas fotografiar Madrid
    Un solo deseo cuidaros mucho. Podremos con esto un abrazo I feliz Navidad

    • A ver qué nos depara esto, yo me estoy mentalizando para que hasta mayo no empezaremos a recuperar un poco la vida normal, al menos en la ciudad. Las fronteras deberían seguir cerradas hasta que todos los países lo tengan controlado. El turismo de verano probablemente esté muy limitado este año. En fin, solo toca esperar a que consigamos inmunidad de grupo y no perdamos mucha gente en el camino, que realmente es el problema ahora mismo.

      • Hola, Alberto, me alegra mucho leerte en estos días, y saber que estás bien. Una vez más agradecerte tu dedicación y que nos permitas disfrutar de este bello espacio navideño todo el año, algo que en esta situación, se agradece mucho más. Fíjate lo que es la mente, hoy al entrar he visto que faltan 275 días, y al momento he pensado “para cuando salga la lotería de Navidad en agosto, esta situación nos parecerá ya lejana”. Así lo espero y deseo, que logremos terminar este periodo con buenas noticias, y con muchas ganas de disfrutar de la vida, que es el mejor deseo y mensaje posible. Gracias, como siempre, y a cuidarte y a cuidar a quienes te acompañan. ¡Ánimo!

    • Me alegra mucho leer tu comentario, querido compañero Francesc, a cuidarte y a sembrar ánimo y paciencia; no hay que olvidar que hoy faltan 275 días para Navidad, pero como bien dices, en realidad son 100 menos, porque en septiembre, comenzaremos esa bella recta final que ya casi es tiempo navideño. Un abrazo, y ¡ánimo!

  2. ¡Feliz 24! Qué alegría volver a encontrarnos en este bello lugar, nuestro particular “rincón navideño” durante todo el año. Tienes toda la razón, Alberto, son tiempos complejos, y por ello, hay que ser consecuente con nuestras obligaciones en estos momentos, sin olvidar que es el compromiso de cada persona lo que hace fuerte al equipo. Y este equipo navideño es formidable, mágico, enriquecedor, bellísimo. 24 de marzo. Tiempo de alimentar el ánimo, la esperanza, pero también la empatía, la compasión, y los valores que nos permiten seguir frente a las adversidades. Con todo, y a pesar de este retiro obligado y necesario, os envío mis mejores deseos para estos días, os animo a cuidaros y a cuidar a quienes os rodean, y a sembrar semillas de ilusión y esperanza porque esto también pasará. Hoy, como siempre, pero tal vez con mayor y entrañable sentido, ¡mantengamos encendida la ilusión de la Navidad!

  3. Saludo.
    Solo desearles tranquilidad, salud y fortaleza.
    Tiempos oscuros, pero en 9 meses si Dios quiere, celebraremos su nacimiento una vez más.
    Desde Chile un fraterno abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s