Del tiempo y la memoria

Carrusel DSC_3636_DxO9_2

Todavía no es día 24 -nuestros nuevos lectores quizá no sepan qué tiene de especial ese día… ¡todo a su tiempo!-, sin embargo el contraste de la rutina habitual con el periodo navideño hace que parezca que ha pasado mucho tiempo.

Nuestra percepción del tiempo resulta caprichosa cuando menos, pasa rápido cuando desearíamos sentirlo lento, y pasa lento cuando desearíamos acelerarlo. De no ser así, quizá la palabra “paciencia” no existiría en el diccionario, pues la espera no nos angustiaría.

Después de la analogía del tren a 2014, quizá toca la analogía con esas simpáticas atracciones de caballitos que suben y bajan dando vueltas y vueltas mientras todo a su alrededor cambia: los carruseles o tíovivos.

Al fin y al cabo el calendario no hace más que repetirse, año tras año, le cambiamos una cifra pero volvemos al 1 de enero irremediablemente. No es más que una forma de medir el tiempo, pero parece apropiada para un mundo que responde a ciclos que se repiten, donde cada año todo vuelve a empezar.

Empezar un año es una oportunidad, solo hay que intentar aprovecharla. Facundo Cabral, cantante argentino, decía:

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo

Y es que en muchas ocasiones desaprovechamos esta oportunidad de renovarnos por culpa de la memoria, ya sea por intentos pasados, nostalgia, recuerdos que no dejamos atrás, etc.

Así, concluiré este pequeño post con una cita del célebre escritor brasileño Paulo Coelho que nos anima precisamente a descubrir y aprovechar cada nuevo día:

Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos

7 pensamientos en “Del tiempo y la memoria

  1. Es agradable leer estos escritos tan bien elaborados y con la calidez de un café al caer la tarde, recordar la navidad que pasó y mirar con optimismo el nuevo año

  2. Este mes es un continuo sube y baja del estado de ánimo, la primera semana y hasta el día de Reyes aún estamos en periodo navideño pero ya se acerca el final, es extraño ubicarse los primeros días en el nuevo mes y en el nuevo año, luego viene la depre postnavidad (todavía hoy he estado recogiendo adornos…), luego pensar en los propósitos del año que empieza, es una mezcla extraña de sensaciones… y dentro de nada será 24 y lo comenzaremos a celebrar de nuevo y el año irá pasando otra vez… 🙂

    • En efecto, y aun sabiéndolo de años anteriores, nos ocurre siempre, no aprendemos jaja 😀

      Dicen los especialistas en conducta humana que para adquirir un hábito se necesitan tres semanas, y claro, justo cuando empezamos a adquirir el hábito “navideño”, se acaba. ¡Así estamos, descolocados!

      A volver a la rutina… esa vieja conocida que a veces nos ofrece seguridad y otras la detestamos. Hoy es el momento de actuar para que la rutina sea la “rutina 2014” y no la del año pasado. Está bien pensar en los propósitos del nuevo año… y por muy positivas que sean las planificaciones, a veces es aún mejor pasar a la acción y no dejar pasar un día sin que hayamos hecho algo para cambiar y mejorar un poquito nuestra vida y la de los que nos rodean. ¡Mucho ánimo con la consecución de los nuevos propósitos!

  3. Pingback: Lo importante no es volar alto, sino hacerlo acompañado – Feliz 24 (I) | El blog de Navidad Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s